tercer año que la vicepresidenta de Gambia convoca a través del Instituto de la Mujer a líderes religiosos, que mandan mucho. Texto: Carmen Ruiz de Garibay, fotos: Karlos Corbella

lleva 25 años tratando de erradicar las mutilaciones genitales femeninas, cuyas consecuencias las sufren 130 millones de niñas y mujeres en el mundo. La implicación de la vicepresidenta y del Ministerio de Educación de Gambia les ha abierto puertas, pero qué dicen los estados para atraer mujeres líderes religiosos que reúnen tanto poder? Varios habitantes de la aldea de Lpus Leluai (Kenia también hombres, asisten a una charla contra la mutilación genital femenina impartida por Unicef. Tú no puedes llegar a un poblado y decirles a las viejas, que son las que sustentan la tradición: sois unas ignorantes, se os mueren las niñas. En ningún caso aportan beneficio alguno para la salud de mujeres y niñas, solo daño. La vicepresidenta pretende la promulgación de una ley, que no va a salir sin el apoyo de los líderes religiosos. Es parte del trabajo pendiente que una ley no cambia, pero que sí legitima. Bicho, pa q vea frases juveniles cortas q trabajo algo! Todo ello en un entorno de pobreza. Mira: el primer año no vino nadie del Consejo Supremo Islámico, el segundo mandaron a alguien y este año estuvo el presidente del Consejo, sentado y presidiendo, controlando, pero estuvo, porque antes decían que eran temas de mujeres. Nos dimos cuenta de que había que inventar un sistema nuevo, ya que hay profesionales de la salud que están legitimados en el territorio, en los poblados. Segundo hallazgo: nunca habían relacionado todas las consecuencias que han visto, como las complicaciones durante el parto, con la mutilación. Que Emakune quiera hacer un proyecto integral donde todo el mundo sume, es lo que me da fuerzas para seguir y confío en que la experiencia de Euskadi será exportable al resto de Europa porque se basa en los sistemas que ya existen: los servicios. Terca cual mula artillera, se niega! La cuestión es que no queríamos ir de pueblo en pueblo como un circo ambulante. Mis hijos han perdido cole, han repetido curso Yo estaba muy integrada en el grupo de las mujeres madres pero era un ser extracategorial, muy querida, muy protegida aunque no era una de ellas, y lo tenía muy claro. Después de 25 años y de lo que has dado, no puede ser, me decía. 20 de los 50 países de la UA cuentan con leyes que la prohiben, pero algunos siguen ocupando las primeras posiciones del particular ranking del horror que Unicef contabiliza cada año. Si tú quieres a tu hija, no puedes romper esa cadena. Con la prevención y la formación. Lo introdujimos en Medicina, Salud Pública, Enfermería y Comadronería para que quienes acaben la carrera salgan sabiendo que es un programa de salud. En ese último punto el papel de los hombres, en especial, el de los jefes y líderes de las comunidades, es vital. . O sea, que la prohibición y la penalización no son el buen camino. A partir de la investigación aplicada a la transferencia del conocimiento en cascada. Nos estamos encontrando con situaciones dramáticas, las familias se están llevando a las niñas a escondidas, cada vez a más corta edad, para evitar que los mossos les retiren los pasaportes. Sonaba la misma música, vestían las mismas ropas y las protagonistas también eran ellas. Nos propusieron que en los cuatro meses de prácticas de final de carrera, donde tenían que atender 50 partos, podían diseñar una ficha para distinguir los distintos tipos de mutilación, con el fin de relacionar las consecuencias durante el parto y el sufrimiento fetal. Realizamos un cuestionario sobre conocimiento de actitudes y prácticas y el resultado fue que el 48 de los profesionales de la salud apoyan la mutilación. Aquí hay índices de masculinidad muy altos, los hombres llegaron solos en un principio pero no son solteros y si hay hijos e hijas en origen, acaban viniendo. Entonces pidió que se tradujera a cinco lenguas locales. En la cascada de transferencias ya estamos llegando a ellas, que son el núcleo duro, porque son las custodias de la tradición. No se levantó nadie, nadie abandonó la sala, todos escucharon con atención.

Mujeres musulmanas mutiladas

Quot; se le agencia matrimonial con extranjeros ve entusiasmada con este proyecto. De todas formas, presuntamente ese fuego fue provocado por el dueño de la fábrica. Por qué, esto te va dando pistas certeras sobre por dónde y en dónde hay que incidir. Creo que hay poquito que celebrar. Con qué herramientas cuenta para este trabajo en su doble orilla africana y europea. Partiendo de ahí, simplemente les señalas lo que ellas ya han visto. Y aquí, pero, qué se está haciendo para evitar que la mutilación se reproduzca en las hijas de las mujeres inmigrantes. Y nos enfrenamos al problema de que primero hay que formar a todos los y las profesionales de la salud sobre el tema y por otro lado hay que ir a la raíz y empezar de cero, qué le espera a una niña que vuelve. Con el contenido académico, hace poco más de un siglo 140 mujeres trabajadoras club sw de una fábrica murieron calcinadas en su puesto de trabajo por pedir mejoras laborales. Hay un paso enorme entre la legalidad formal y la legalidad real.

Escort de compañia Mujeres musulmanas mutiladas

Nos honra vuestra visita," con lo cual ellos no cuestionan la autoridad de sus mayores. Además, los padres pueden alegar ante la familia africana. La, mucho optimism" convencer a un líder es más efectivo que multa" Alegan que lo dice su religión. Aunque, y no es verdad, dicen, claro esta, y estas mujeres tienen una fecundidad altísima.

Por eso es tan importante formar a profesionales de atención primaria en salud, educación y trabajo, que son quienes están en contacto con las familias y pueden hacer un trabajo de prevención desde la seguridad del conocimiento.De nuevo, la investigación aplicada a la transferencia del conocimiento en cascada, es decir, generamos un conocimiento (sabemos que la mitad apoya la mutilación, que no relacionan la mutilación con las complicaciones y creen que los genitales mutilados de las mujeres son normales porque.Esta tradición se ha combatido con un feminismo occidental que no se corresponde con las propias necesidades.